MODELO DE FORMACIÓN DE PROCESOS Y VALORES CRISTIANOS

 

El Modelo de Formación de Procesos y Valores Cristianos del Colegio Americano de Cali, se compone de dos características:

 

1. Un modelo de educación centrado en valores cristianos, que constituye la cultura que permea la Institución, donde los profesores, estudiantes y demás agentes son media-dores. Se organiza a partir de valores, contenidos y procedimientos que caracterizan la sociedad cristiana.

 

2. Un modelo educativo de procesos que da pautas a la dimensión pedagógica, es decir, es el modelo de enseñanza-aprendizaje que orienta el desarrollo de los distintos pro-gramas escolares, tanto en su construcción como en su ejecución.

 

MODELO EDUCATIVO DE PROCESOS

 

Un modelo de procesos, como el propuesto por Stenhouse, comprende dos facetas: 1) un modo de planear los programas de estudio y la enseñanza; y 2) la investigación en el aula. Esta última es el medio para mejorar la enseñanza y los programas de estudio, pues considera que éstos se ponen a prueba en la práctica y de este modo el profesor se convierte en un investigador de su propia experiencia de enseñanza. Se parte del credo:

 

Un currículo es una tentativa para comunicar los principios y rasgos esenciales de un propósito educativo, de forma tal que permanezca abierto a discusión crítica y pueda ser trasladado efectivamente a la práctica. (Stenhouse, 1981, p. 29)

 

MODELO DE VALORES CRISTIANOS

 

El proyecto de formación del Colegio Americano de Cali, al lado de un modelo de procesos, realiza una apuesta educativa en la que privilegia los valores cristianos. Convencido que cada institución educativa debe adoptar una teoría de los valores que sea coherente con su organización social; y que en un mundo más tecnificado, mejor comunicado, pero a la vez más inseguro e inquieto, los valores cristianos tienen vigencia y relevancia más que nunca.

 

Si la educación exige formar en valores, cada institución educativa debe adoptar una teoría de los valores, coherente con su organización social, es decir, asumir tanto en la formación con la que se compromete como en la praxis de sus diferentes individuos una propuesta ética adecuada.

 

En el Colegio Americano de Cali la formación en valores cristianos implica que toda actividad que se dé en él debe ser guiada por los principios del cristianismo; no existe un lugar, un tema o actividad donde las enseñanzas de Jesús no sean pertinentes.

 

Al igual que en los discursos éticos, en el Colegio Americano de Cali, un principio es una regla que orienta el actuar, nuestras máximas de acción se centran en la persona de Cristo, específicamente, en sus máximas de acción:

 

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y, el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos de-pende toda la ley y los profetas. (Mateo 22: 37-40)

 

El primer principio se concentra en la relación del hombre con Dios, mientras el segundo en la relación del hombre con su prójimo.